¿CÓMO DESATASCO EL DESAGÜE DE MI FREGADERO?

Los atascos en los fregaderos son las averías más comunes en todas las viviendas. Os contamos todo lo que hay que saber para desatascarlos y que vuelvan a funcionar correctamente.

¿Has notado que el agua de tu fregadero corre lentamente en vez de ir a la velocidad y con el caudal normal? Esta es la señal más clara de que tu fregadero está atascado y debes ponerle remedio.

¿Sabes cómo debes hacer para mantener siempre el desagüe de tu fregadero en buen estado sin tener que llegar a un atasco? Esto es, quizá, lo más importante que todos deberías aprender. Más vale prevenir que curar, como se suele decir, y en este caso, más vale mantener que desatascar.

Vamos a darte unas buenas pautas a seguir para que puedas mantener en buenas condiciones el desagüe de tu fregadero y evitar así atascos indeseados y difíciles de solucionar.

El mantenimiento debe ser periódico, por ello, te recomendamos que cada día retires todos los restos de comida que puedan quedar en los utensilios de cocina y en la loza después de comer o utilizarlos para que esos restos no pasen por el sumidero de tu fregadero, esto evitará, además, malos olores insoportables. Cada semana, vierte en el interior del desagüe una cazuela grande de agua hirviendo para que arrastre la suciedad que pueda haber en el interior de la tubería del desagüe. Y por lo menos, una vez al mes, echa una taza de vinagre por el interior de la tubería, el vinagre arrastrará todo lo que se encuentre a su paso.

De vez en cuando, para acabar con pequeños atascos que puedan ir produciéndose sin darnos cuenta, vamos a utilizar un desatascador natural, un truco que nunca falla y ayuda mucho a desatascar pequeños atascos de restos de comida y grasas, que sin querer siempre se escapan, y se van acumulando poco a poco en las paredes del interior de nuestras tuberías sin poder remediarlo. El truco es el siguiente, tenemos que mezclar en un recipiente media taza de vinagre, a poder ser, caliente, y tres cucharadas de bicarbonato de sodio, famoso por acabar con todo a su paso con su efervescencia, una vez tengamos la mezcla milagrosa, viértela por tu fregadero y déjala un rato para que haga efecto e impregne todo bien, y a continuación abre el grifo de tu fregadero, y déjalo correr con el agua bien caliente durante un rato. La mezcla mágica, junto con el agua caliente, y la presión de la misma se llevará a su paso todo lo que encuentre. Puedes ayudarte de un desatascador manual de los de toda la vida, si lo tienes, y el efecto desatascaste será mucho mayor. Para terminar, echa un chorro de lejía por el desagüe y obtendrás unos resultados increíbles.

No olvides contar con una buena empresa de profesionales del sector de desatascos y fontanería si notas que el atasco es mayor de lo habitual, el tiempo juega en nuestra contra en estos casos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *